La deficiencia de zinc en el organismo, que por otra parte es habitual en todas las capas de la sociedad, puede deberse a varios factores.

  • Anemia falciforme.
  • Ciertos estados de enfermedad.
  • Después de una cirugía o padecimiento de infecciones.
  • Síndrome de malabsorción.
  • Enfermedad crónica del hígado y el riñón.
  • Lesiones, quemaduras y pérdida de sangre.
  • Sudoración excesiva en climas cálidos tropicales.
  • Tener una dieta pobre en nutrientes es sólo una causa de la deficiencia de zinc.
  • Quemaduras graves.
  • Diarrea prolongada.
  • Individuos sometidos a nutrición parenteral total sin zinc.
  • Abuso del alcohol.
  • Toma de ciertos medicamentos como la penicilamina.
  • Pérdida excesiva de líquidos orgánicos.
  • Masturbación frecuente.
  • Menstruación excesiva y prolongada.
  • Antibióticos que pueden inhibir la absorción del zinc.
  • Consumo de grandes cantidades de fibra.
  • Estrés y alteraciones emocionales crónicas que provocan la depleción del zinc.

 La lista sigue…

Si piensas que tienes signos de deficiencia de zinc, habla con tu médico o algún profesional de las terapias ortomoleculares.

Dr. Apollinaire Dschoutezo.
Especialista en Nutrición Ortomolecular.

© Reservado, EINO, marca registrada en España, Madrid.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies